Seguro carretero obligatorio, aún sin impacto en el sector

Pese a que el seguro de autos ya será obligatorio a partir de septiembre para quienes circulen por carreteras federales, diversas compañías de seguros no han percibido un impacto en la venta de este producto.

Compártelo



seguro de autos - abogados en seguros - despacho de abogados

“Todavía no se nota un incremento en la venta de pólizas derivado de este seguro obligatorio, falta promocionar más el cambio en la ley. Hay algunos elementos que estamos ajustando en operaciones, pues como sólo es aplicable en carreteras federales, necesitamos saber específicamente dónde se empieza a aplicar la cobertura”, dijo Héctor Rode, director general de la aseguradora AXA.


De enero a junio, la venta de seguros sólo creció 1% nominalmente, respecto del primer semestre del 2013, con 33,377 millones de pesos en primas directas por operaciones; no obstante, al aplicar el efecto inflacionario presentó una baja de 2.63%, de acuerdo con información de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).


El seguro obligatorio en carreteras federales consta de dos etapas. La primera será en septiembre próximo, en donde todos los autos modelo 2011 en adelante y con un valor de 186,732 pesos tendrán que contar con una suma asegurada mínima de 50,000 pesos para daños materiales a terceros y 100,000 pesos por lesiones y muerte.


Mientras que en la segunda etapa, los modelos del 2000 al 2008 con valor de facturación de 102,388 a 162,255 pesos se incorporarán entre el 2015 y el 2018. El precio de este seguro tendrá un valor de 300 pesos anuales. “Solamente cubre daños a terceros. El primer acercamiento de la cobertura es hacia las personas que pueden ser afectadas por un accidente. Aunque nunca será suficiente cubrir la vida de una persona en caso de muerte, desde luego es un avance que se implementen los seguros obligatorios”, detalló Rode.


Wilfredo Castillo, director de finanzas de Quálitas, comentó que el seguro de autos no ha tenido un fuerte impacto debido a que el consumo se vio afectado por la implementación de nuevos impuestos derivados de la reforma fiscal. “Los nuevos impuestos generaron incertidumbre en el mercado y se redujo la capacidad de pago de los consumidores.


Otro factor es que el sector informal no cuenta con los sistemas financieros de pagos con los que cuentan los trabajadores formales”.


El sector de seguros de autos no se ha recuperado de la baja venta de unidades nuevas como la que tuvo durante el 2007, ya que con la venta de autos, las empresas realizan directamente la venta del seguro. “En Estados Unidos vendíamos 16 millones de unidades nuevas, las cuales bajaron a alrededor de 10 millones”.


En México, el parque vehicular consta de 33 millones de unidades; sin embargo, sólo 27% cuenta con un seguro de auto según la AMIS.


La principal causa de mortandad en accidentes viales sucede en carreteras. Tan sólo en el 2013 se registraron 21,954 accidentes, de los cuales 58% se debe a choques, 31% a salidas del camino y las volcaduras representan 6%, de acuerdo con el “Tercer informe sobre la situación de la seguridad vial, México 2013”, del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra). Miguel Guzmán, subdirector de seguridad vial de Cesvi México, mencionó que para evitar el nivel de accidentes en carreteras federales se debe crear una nueva ley de movilidad única a nivel nacional para que todos circulen con las mismas reglas, ya que actualmente cada estado cuenta con su propio reglamento. “Se debe generar una agencia nacional de prevención de accidentes.


Si bien la implementación de un seguro de autos obligatorio es un paso adelante, se debió empezar por fomentar más una educación vial con nuevas reglas”.


Los accidentes viales le cuestan al país alrededor de 150,000 millones de pesos, lo cual representa 1.7% del Producto Interno Bruto, según estimaciones del Conapra.


Indica que 80% de las causas de los accidentes en las carreteras federales es responsabilidad del conductor; 7%, del vehículo; 9%, de los agentes naturales y sólo 4%, del camino.


Fuente: El Economista.

Compártelo




Escribir comentario

Comentarios: 0