Evite que clonen su tarjeta

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef) dio a conocer acciones para prevenir la clonación de tarjetas de crédito y débito, que es uno de los principales fraudes que sufren los usuarios.

Compártelo


abogados de seguros - cobro de seguros - abogados en seguros - despacho de abogados - bufete de abogados

La Condusef advierte sobre el aumento de casos de prácticas para robar la información como ocurre con el phishing, que mediante correos falsos roban datos confidenciales de los usuarios y que en lo que va del año ya se han detectado ocho correos falsos.

 

Reiteró que además de las medidas de prevención normales se debe pasar a un segundo nivel, como lo es la autenticación o identificación de los tarjetahabientes (medidas biométricas) con el fin de adoptar mejores prácticas para revertir esos delitos.

 

Por ello, aconsejó a los usuarios, a no ser parte de las estadísticas y si se usa la tarjeta de crédito o débito, debe tomar precauciones, pues los fraudes suelen ocurrir principalmente por robo o extravío del plástico, por la clonación de la banda magnética en cajeros o terminales e incluso por las compras por teléfono o por internet. Así como por transferencias electrónicas y falsificación de datos personales.

 

La Condusef resaltó el hecho de que la delincuencia actúa de diferentes formas, entre las más comunes está el Skimmerterminal que es un dispositivo electrónico que realiza una copia de la banda magnética de la tarjeta, ya sea de crédito o débito, y a través de una computadora pasan tus datos a una tarjeta vacía. Alertó que esta forma de clonación se realiza de manera rápida y dentro de cajeros automáticos o tiendas comerciales.

 

Otra manera de cometer fraudes o la clonación de tarjetas, es a través de gratificaciones, es decir ofrecen premios de sorteos en los que la persona no ha participado, “aparentemente asignan por azar un premio como un viaje a un país exótico o sortean una jugosa cantidad de dinero, pero el único requisito es que proporciones tus datos financieros”. “!Cuidado!” no se deben proporcionar datos confidenciales a nadie.

 

Otro más es el phishing, donde por un mensaje electrónico, el supuesto banco se comunica con la persona para informarle que tiene problemas con algún producto o servicio financiero con el que cuenta, y le piden información personal para verificar el tipo de problema. Este tipo de clonación es común por correo electrónico y al ver datos y logos de instituciones financieras, las personas creen que son auténticas. Incluso pueden ligar al usuario a sitios web que aparentan pertenecer a dichas instituciones, pero en realidad no lo son, y al proporcionar el usuario sus datos a los desconocidos, les da la oportunidad para que lo estafen.

 

Otra técnica más de transacciones fraudulentas es la compra de una USB o memoria extraíble con información de usuarios de cualquier institución financiera. Posteriormente con la ayuda de una computadora, descarga dicha información a una tarjeta en blanco llamada “paloma”; es importante saber que dicha tarjeta no cuenta con banda magnética, ni logotipos de alguna institución financiera, solo cuenta con un chip electrónico. Una vez que tiene la tarjeta con toda la información del usuario, explica la Condusef, acude a diversas tiendas departamentales, de conveniencia o gasolineras, y realiza cualquier tipo de operación para que al momento de ingresar la tarjeta pueda disponer de efectivo.

 

Para que el delincuente pueda tener el dinero en sus manos, anteriormente tuvo que relacionarse con el personal del lugar donde cree que podrá realizar el fraude y a cambio le ofrece una gratificación.

 

Una forma más, se da por medio de ofertas en servicios no solicitados como viajes, autos, promociones de empresas conocidas o “pirata” que ofrecen beneficios con solo demostrar que es tarjetahabiente, o depositar alguna cantidad de dinero. Aunque parecen legales, advierte la Condusef, incluso tienen oficinas con personal, “no entregue en ningún momento tarjetas o identificaciones que puedan comprometer a la persona o a sus familiares. Ya que con esos datos pueden robar la identidad, incluso extorsionarle”.

Compártelo


Escribir comentario

Comentarios: 0