5 consejos para realizar un presupuesto familiar

Realizar  un presupuesto anual familiar tiene grandes beneficios como evitar que se ponga en riesgo el patrimonio familiar por gastos excesivos e inculcar la cultura del ahorro en los más pequeños del hogar.

Compártelo


abogados de seguros - abogados en seguros - abogados especialistas en seguros - bufete de abogados - despacho de abogados

Actualmente, uno de los principales obstáculos para llevar unas finanzas personales responsables es la falta de un presupuesto.

 

De acuerdo con varios especialistas, el 80 por ciento de los millonarios y multimillonarios lograron serlo comenzando desde cero, mediante un sencillo paso: administración de dinero.

 

La parte central de la administración de dinero es el manejo de un presupuesto, pues a la larga un mal manejo puede ser un obstáculo que aleja a las personas de mantener sus finanzas sanas.

 

Desarrollar un presupuesto te permite tener un mayor control de tus gastos a corto, mediano y largo plazo, ayuda a prevenir imprevistos, hace posible conocer tu capacidad de ahorro y puedes anticipar ingresos extras a lo largo del año que puedes destinar a sanear tu cartera.

 

Aquí algunos puntos clave para alcanzar un buen manejo del presupuesto familiar.

 

1. Da el primer paso.

Para poder desarrollar un presupuesto familiar, lo primero es tomar la iniciativa. Platícalo con tu familia y establezcan los ingresos que esperan obtener a lo largo del año, incluyendo, de ser posible, las percepciones extras por prestaciones o bonos. Para ello deberán enlistar los gastos fijos, como el pago de luz, teléfono, colegiaturas y renta y establecer los gastos variables, como el servicio de televisión de paga y gastos de entretenimiento.

 

2. Establece metas familiares de ahorro.

Es importante establecer el objetivo y plazo de la cantidad que se ahorrará. Si no sabes bien cómo invertir, acércate a un asesor financiero que pueda guiarte para iniciar o complementar el ahorro para tu retiro. Paralelamente puedes incrementar tu Afore mediante aportaciones voluntarias.

 

3. Piensa en los imprevistos.

Una vez establecido el panorama general de los ingresos y egresos familiares para el año, será momento de pensar en los imprevistos. Dichos gastos pueden originarse por muchos motivos, desde una reparación urgente que se debe realizar en casa, hasta el pago del deducible de un seguro, ya sea automotriz o de gastos médicos, entre otros. Un imprevisto sucede en cualquier momento, por lo que es recomendable disponer de un porcentaje de dinero del presupuesto de ingresos y egresos.

 

4. Calcula las posibilidades de endeudamiento.

El hecho de no haber contemplado gastos que no estaban dentro del presupuesto no quiere decir que no sea posible realizarlos. No obstante, tendrán que realizar una revisión y reajuste de su presupuesto, sabiendo por adelantado a cuánto ascenderían los pagos mensuales para incluirlos dentro del rubro de “gastos fijos” a lo largo del plazo del crédito.

 

5. Establece objetivos.

Al establecer objetivos se les facilitará la realización de sus metas, pues serán de forma presupuestada, con tranquilidad y sin comprometer su estabilidad financiera para el resto del año.

 

La mayoría de las personas creen saber cuánto gastan, pero por lo regular cuando hacen un presupuesto, éste revela que los gastos son superiores a los pensados. Asimismo, muchas personas no tienen idea de sus gastos.

Compártelo


Escribir comentario

Comentarios: 0