· 

Qué hacer si una aseguradora no quiere pagar

¿No te quiere pagar tu aseguradora?. Aquí te decimos que debes hacer cuando la aseguradora no quiere pagar la indemnización de forma injustificada.

¿Has sufrido un siniestro y tu aseguradora no te quiere pagar la indemnización por los daños sufridos?. 

 

Cuando contratamos un seguro, solicitamos toda la información y características del mismo a nuestro agente de seguros, nos dice que la aseguradora cumplirá lo prometido y acordado en caso de ocurrir un siniestro según el tipo de seguro contratado.

 

Pero en muchas ocasiones, cuando llega, por desgracia, el temido siniestro y uno llama a su compañía de seguros para avisar del mismo, a partir de ese momento, la aseguradora al que el cliente pertenece, intenta eludir toda responsabilidad.

 

Se supone que nuestro seguro debería ser una garantía de que vamos a recibir una compensación por las pérdidas sufridas ante determinados eventos desafortunados de la vida como son: un accidente automovilístico o de trabajo, un incendio o daños por sismo en nuestro hogar, la pérdida de un ser querido, una enfermedad, entre otros.

 

La razón principal por la que adquirimos un seguro, es con el objetivo de asegurarnos que las personas importantes en nuestras vida, especialmente nuestra familia, esté preparada para el futuro. Pero, desafortunadamente, cuando se trata de lidiar con algunas compañías de seguro no siempre cumplen lo que nos habían prometido, lo cual nos generar preocupación, incertidumbre y molestia.

 

Recordemos que la póliza de seguro es un contrato celebrado entre nosotros, el asegurado y la compañía aseguradora. Ahí se indican claramente los derechos y obligaciones que tienen ambas partes. La compañía de seguros es la responsable de indemnizar al asegurado en casos de daños, lesiones o muerte. Esto es, la aseguradora debe cumplir con su parte del trato. Así es que cuando presentamos una reclamación a nuestra compañía de seguros, esperamos que la compañía actúe de buena fe y haga valer nuestra solicitud de indemnización.

 

Sin embargo, las controversias sobre seguros suelen ocurrir cuando una compañía de seguros rechaza una reclamación que es aparentemente válida, muchas veces sin una razón legítima o sin explicación, o en ocasiones, interpretando y manipulando sus políticas para minimizar el cobro de seguros. Y, en otros muchos casos, sólo investigan una reclamación si es que el asegurado emprende acciones legales contra ellas. Por ello, cuando esto ocurre, es necesario llevar el caso a las autoridades con la ayuda de un bufete de abogados de seguros.

 

Repetidamente, algunas compañías de seguros intentan rechazar o minimizar al máximo el pago de las reclamaciones correspondientes al cobro de un seguro por un siniestro. Los casos más frecuentes son aquellos en los que las aseguradoras niegan hacerse cargo del siniestro manifestando que el seguro no cubría el riesgo sufrido, o que haciéndose cargo del siniestro ofrecen una indemnización muy por debajo de la que legalmente corresponde al beneficiario.

 

Las principales reclamaciones de seguros son:

  • Seguro de auto: Tras un accidente de auto, una de las primeras cosas que debemos hacer es dar aviso a nuestra aseguradora de forma inmediata para iniciar la reclamación. Un buen seguro de auto debería cubrir los gastos por los daños, responsabilidad civil, gastos médicos y protección legal.
  • Seguro de gastos médicos mayores: este producto está enfocado a ofrecer protección a la salud a la persona que lo contrata.
  • Seguro de vida: Es un seguro para proteger económicamente a la familia de una persona en caso de muerte.
  • Seguro de casa habitación y empresas: Este tipo de seguro protege a tu hogar o empresa contra daños por incendios, terremotos, robos, huracanes y otros eventos imprevistos. Los seguros varían en cuanto a los eventos que cubren dependiendo de cada aseguradora.

¿Por qué la aseguradora no quiere pagar?

Algunas compañías de seguros suelen manipular el lenguaje de sus contratos para minimizar o negar  reclamaciones válidas de sus clientes. Las aseguradoras obtienen mayores utilidades cuando los asegurados no presentan reclamaciones o reducen el cobro de seguros presentados en virtud de sus políticas.  

 

Las compañías de seguros utilizan diversas razones para rechazar un reclamo, tales como: incumplimiento con los términos del contrato o póliza, que el asegurado no pagó su póliza de seguros a tiempo, lo que causó el vencimiento de la cobertura; que lo que le ocurrió al asegurado no está cubierto por el seguro; preexistencia de enfermedades antes de la celebración del contrato, entre otras excusas.

 

Hoy en día, muchas personas, por confianza, o por pereza, se limitan a firmar cuando contratan un seguro y no leen la póliza. En los contratos que los usuarios firman con las aseguradoras para el uso de un productos de seguros, a veces se incluyen cláusulas que derivan en desventajas para el cliente, e incluso dejan en riesgo su patrimonio. A estas cláusulas se les denomina cláusulas abusivas.  Por eso es esencial leer cuidadosamente el contrato de seguro y, si la póliza contiene algún dato inexacto es posible que pueda crearte algún problema a la hora de cobrar una indemnización en el futuro. 

 

Te damos unas recomendaciones muy importantes para tener en cuenta:

  • Conoce la cobertura del seguro.
  • Tienes derecho a que el agente de seguros te aclare todas tus dudas. No te quedes con ninguna duda.
  • Compara con seguros similares y entonces decide con que compañía asegurarte.
  • Exige la documentación contractual.
  • Lee y verifica el contrato, las cláusulas e incluso la letra chiquita. El Registro de Contratos de Adhesión de Seguros (RECAS), de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), te brinda la oportunidad para que antes de que firmes un contrato, sepas quién es quién, incluyendo aquella información sobre las obligaciones que derivan de ellos y sus características generales.
  • Revisa que el seguro cubra tus necesidades.
  • Conoce la vigencia del seguro.
  • Considera el tiempo de cancelación.
  • Lee detalladamente las condiciones generales.
  • Tienes derecho a conocer las exclusiones o riesgos que no cubrirá el seguro.
  • Revisa los requisitos y documentos que deberás presentar para cobrar un siniestro.
  • Adquiere pólizas de seguros de compañías conocidas y con una larga trayectoria en el negocio. Investiga en internet o consulta el Buró de Entidades Financieras para conocer el comportamiento de las aseguradoras en cuanto a reclamaciones, quejas y sanciones.
  • Guarda cuidadosamente el contrato, y conserva mensajes de emails con la compañía de seguros, notas y las facturas de pago. 

¿Qué hacer si  una aseguradora no quiere pagar?

 

 1. Revisa el contrato de seguro

Antes de hacer cualquier reclamación a la aseguradora, tienes que leer de forma minuciosa las condiciones de tu póliza. Ten en cuenta que a veces hay exclusiones de ciertos riesgos que creías que estaban cubiertos.

 

2. Comunícate con tu compañía de seguros y pregunta las razones del rechazo

Después de que te hayas informado bien acerca de tu contrato de seguro, tienes que hablar con tu aseguradora. Es importante que preguntes las razones específicas por las que la aseguradora está rechazando el siniestro.

 

3. Lleva registro de todas las conversaciones (teléfono, email, cartas), notas y documentos presentados

Es muy importante guardar y llevar registro de todos los datos proporcionados a la aseguradora, así como la información recibida de la misma.

 

4. Acude a un abogado especialista en seguros

El siguiente paso, si no obtienes respuesta por parte de tu aseguradora, es dirigirte a un despacho de abogados especialistas en seguros, como Defensa Segura. Quienes te ofrecerán una asesoría legal  con el objetivo de conocer la viabilidad en el cobro de tu seguro, así como resolver todas tus dudas.

 

¡Muy importante! Toma en cuenta que todas las acciones derivadas de un contrato de seguro prescribirán en un plazo de 2 años a partir del acontecimiento, y 5 años en pólizas de vida. De acuerdo al artículo 276 de la Ley de Instituciones de Seguros y Fianzas, si una aseguradora no cumple con sus obligaciones dentro de los plazos con que cuenta legalmente para hacerlo, deberá pagar al acreedor (cliente) una indemnización por mora.

 

Consulta con nuestros abogados

Si tienes un reclamación de pago de seguro que fue rechazado de forma injustificada, contáctanos HOY para una consulta GRATUITA. Recuerda que existe un plazo limitado para iniciar acciones legales en este tipo de casos. Cuanto más pronto inicies con una acción legal, tendrá más y mejores opciones de recuperar todo lo que perdiste.

 

En Defensa Segura, bufete de abogados de seguros sabemos cómo ganar estos casos. Nuestro despacho de abogados en seguros estará encantado de atenderte, evaluar tu caso y explicarte todas tus opciones legales. 

  

Si no obtienes una solución a tu problema acorde a tus intereses, no estarás obligado a cubrir el monto de los honorarios de nuestro despacho de abogados de seguros que para tu caso se hayan pactado.

 

¡Hasta que recibes el pago de tu seguro, nosotros cobramos honorarios!.

 

Llámanos o realiza tu consulta por nuestra página web gratuitamente y sin compromiso. Nuestros abogados especialistas en seguros se pondrán en contacto contigo para estudiar la reclamación de tu seguro.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Gerardo (sábado, 30 noviembre 2019 08:42)

    5566893798